viernes, 10 de febrero de 2012

LA FIESTA NACIONAL DE LA MANZANA Y LAS REINAS...


La Manzana es la 3ra. fruta esportada por la Argentina luego de la pera y el limón si bien en cuanto a producción y comercio exterior ha perdido terreno frente a países como son Chile y Brasil.
De acuerdo al Senasa, en la provincia de Río Negro, existían en el año 2010 unas 19.848 hectáreas y unas 4.000 en la provincia del Neuquén; hay unas 323 plantas de empaque de frutas y unos 236 establecimientos frigoríficos.
En superficie la Ciudad rionegrina de Allen es la mayor en cantidad de hectáreas unas 3188, la Ciudad de General Roca sigue con unas 2,38,6; nuestra Ciudad Villa Regina sigue con 2.038,6; luego sigue Cipolletti con 1.361, Ing. Huergo con 968, Chichinales con 861, Cervantes con 880, General Enrique Godoy con 974, Chimpay (cuna de Ceferino Namuncurá) con 1.016, Mainqué con 670, Cinco Saltos 550, Fernández Oro con 527, Río Colorado con 720, Belisle con 520, Valle Azul 405 y Beltrán 353, entre otras localidades. Se cultivan las siguientes variedades: Red Delicious la principal luego siguen Granny Smith, Gala, Pink Lady, Starkrinson, Goleen Delicious, Rome Beauty, Breaburn, King David, Rosy Glow, entre muchas otras.

LA FIESTA NACIONAL DE LA MANZANA.
UN POCO DE HISTORIA.
La Fiesta Nacional de la Manzana se desarrolla en la Ciudad de General Roca desde el año 1966.
Con 40° ediciones hoy es una fiesta popular importantísimo para la agenda regional. Es un homenaje a los productores valletanos. Antes de esa fecha se habían desarrollado fiestas que celebraban estas actividades como la que se celebró en Fernández Oro por el año ´42 que fue un “Homenaje al trabajo y fiesta de las frutas y la vendimia”. Por 1946 se organiza en Roca la “Fiesta del manzano en el Alto Valle”, la
Fiesta de la Fruticultura, en el año 1952 celebrada en Villa Regina.
La primer Fiesta Nacional de la Manzana se realizó en 1966.
La Fiesta Nacional de la Manzana surgió en la Legislatura de Río Negro a través de la ley 360, sancionada el 9 de octubre de 1964, la que no determinó localización de su asiento. Posteriormente funcionarios sancionaron un nuevo Decreto en el Poder Ejecutivo Nacional (el Nº 2.007 del 23 de marzo de 1.966) que salvó el error de omisión del primero. En su artículo primero la ley dice que “la Fiesta Nacional de la Manzana se deberá llevar a cabo durante todos los años en la ciudad de General Roca, provincia de Río Negro, entre la última semana de marzo y la primera de abril”. Así empezó la fiesta-homenaje a una de las principales actividades de la provincia de Río Negro.
Se hace en Roca en dos etapas.
La inauguración se realizó el 26 de marzo que incluían caravana de automóviles, concurso de vidrieras, fiesta popular con espectáculos musicales en un palco levantdo sobre la Avenida Roca.
El 30 de marzo un aluvión zonal generó la suspensión de la misma y el 28 de mayo culminaron los actos de la misma y se eligió a Stella Maris “Tete” Coustarot como la 1° Reina Nacional de la Manzana, nombrada como “Stela Maris I”.
En 1970 la fiesta en su 5ta. Edición llegaban candidaturas para el reinado de los localidades de Villa Regina, Cipolletti, Centenario, Cinco Saltos, Conesa, Viedma, Allen, Carmen de Patagones, Choele Choel y Río Colorado.
La 39° Fiesta Nacional de la Manzana tiene Reina la número a la godoyense Daniela Alejandra Galletta que en estos días dejará su reinado.
La familia Galletta es una de las familias pioneras de Regina que se dedica al comercio y a las actividades vinculadas a la fruticultura.
Felipe Galletta es uno de los primeros colonos en el año 1957 funda una empresa tradicional en la Ciudad de Villa Regina que tiene hoy influencia comercial en Río Negro y Neuquén dedicado a la prevención de heladas y el riego que hoy es conducido por su hijo el Ing. Francisco Galletta y nietos; su hijo Francisco Galletta ha sido Concejal Municipal y Convencional Municipal que redactó la primera Carta Orgánica de la Ciudad de Villa Regina y fue Rector del Colegio Nacional N° 11 “Presbítero Extraigas”.
Daniela Alejandra Galleta fue elegida en el 2011 como Reina Nacional de la Manzana. Daniela Galletta es hija de Mirta Gladys Sánchez, quien también en representación de General Godoy, fue coronada en 1983 a los 22 años. En el año ´80 fue elegida Reina Provincial de la Vendimia en Villa Regina.

LAS NOTAS DEL DIARIO "LA MAÑANA DEL NEUQUÉN".
“Fue lindo, hermoso y pasó muy rápido”.
Daniela Galletta, actual Reina de la Manzana, dejará en pocas horas el trono a otra joven de la región que cumplirá su sueño y el de muchas chicas.
Su reinado no fue muy distinto al de otras soberanas de acá y de cualquier punto del país. Conoció mucha gente, recorrió fiestas, representó a la producción e hizo todo lo que hacen las Reinas y Princesas. Nada diferente salvo por un detalle. Su madre, Mirta Sanchez, ocupó el Reinado de la Manzana hace 28 años.
No deben haber faltado esas charlas de madre e hija, donde se pudieron ver las fotos de cuando en el año ’83, Mirta fue coronada como soberana de La Manzana en representación de la ciudad de Godoy, donde también reside –hasta dentro de pocos días- Daniela.
Los abuelos de la joven de 19 años vivieron toda la vida de la producción de fruta. Su madre y ella homenajearon a ellos como a tantos otros productores con su belleza.
Daniela, una vez finalizado sus estudios secundarios, comenzó a cursar diseño industrial en Bahía Blanca. Luego, inició la carrera de contador público. Su familia le insistió para que se presentara a la elección como representante de Godoy. Llegaría así la elección final.
“Al principio analicé la posibilidad de poder cursar en forma paralela al reinado pero un día, mi mamá me dijo que ella disfrutó mucho de esa experiencia y que ahora, yo viviera y aprovechara esta oportunidad. Me dijo que el estudio podía empezarlo un año después, pero que esta experiencia no se volvería a repetir”, expresó la joven.
Así fue que llevó el año como pudo. Como lo hacen todas las Reinas. Y así llegó al final de este sueño que le permitió compartir muchos escenarios, recorrer localidades de todo el país y encontrarse con otras Reinas y Princesas de otras producciones y regiones.
“Cada vez que me dicen que me quedan poquitos días para terminar el reinado me viene mucha tristeza; la verdad es que nunca pensé que iba a ser así, y tenía razón mi mamá cuando me dijo que era algo especial”, agregó.
Sus princesas son Micaela Lanario de Villa Regina y Martina Iribarne de Roca. Con Micaela se conocían de cruzarse en las calles de Regina y ya tenían algún tipo de amistad. Con Martina, como explicó, construyó una nueva amistad.
Amistades.
“Cuando participás en alguna fiesta, te encontrás con muchas reinas o princesas que llegan desde distintos puntos del país y todo ese fin de semana, son ellas tu familia. Se está todo el día juntas, y en muchos casos, nos volvemos a encontrar en otra fiesta. Y así haces mucha amigas, más ahora con las posibilidades que te brindan las redes sociales”, sostuvo.
A Daniela siempre le gustó la danza. Practicó baile en una academia de Villa Regina por muchos años y, en su breve estadía en Bahía Blanca antes del reinado, se inscribió en la escuela de comedia musical de Valeria Lynch.
Además de retomar sus estudios universitarios, tiene previsto continuar con sus clases de danza, y piensa lograr un título que le brinda esa institución al cumplir los dos años de cursado.
“Fue lindo, fue hermoso y siento que pasó muy rápido. Agradezco a muchas personas que me acompañaron, a mi familia y a todos los que me permitieron vivir esta experiencia que no olvidaré nunca”, finalizó.

FAMILIAS DE PRODUCTORES Y DE REINAS.
Era febrero de 1983. Mirta Sánchez tenía 22 años y era de la ciudad de Godoy. Junto a otras jóvenes de toda la región aguardaban con muchos nervios que el presentador diera el nombre de la Reina Nacional de la Manzana. Era la edición 16ª de esta histórica fiesta.
Su nombre fue pronunciado y ella fue elegida como soberana de la Manzana.
“Ha pasado mucho tiempo pero no se puede describir qué se siente en ese momento. Es algo único y maravilloso para cualquier chica a esa edad”, expresó Mirta en diálogo con FM Manantial al intentar rememorar aquella noche de hace 28 años.
Su hija, Daniela Galleta sí sabe lo especial de ese momento. En febrero del año pasado, también en representación de la ciudad Godoy compartió el trono y la corona (este atributo ha sido el mismo en todos los años) que había lucido su madre.
Hasta pareciera que las dos concursaron con vestidos similares, al menos en el color. Como se sabe, muy pocas veces, en contados casos, se ha dado que madre e hija repiten un mismo reinado, al menos en la historia de las 40 ediciones de la Fiesta Nacional de la Manzana.
Mirta explicó que en el año ’80, fue elegida Reina Provincial de la Vendimia en Villa Regina. Luego, la fiesta dejó de realizarse. Ella ya estaba estudiando la carrera de contador público –la misma que empezó su hija- cuando las autoridades municipales le propusieron que representara a la ciudad en la destacada Fiesta de la Manzana.
Ella aceptó pero antes consultó a los organizadores de la Fiesta de la Vendimia, que ya no se estaba realizando, si existía algún impedimento para presentarse en otro evento. Así fue que llegó al concurso y recuerda que “esos días previos a la elección se vive algo muy especial junto a las demás chicas. Es muy lindo todo eso que se comparte y, desde el momento en que uno se presenta, sabe que hay una posibilidad de que pueda ser elegida”.
Ella, que ya había sido elegida reina provincial, le tocaba en ese momento ser una soberana nacional. Durante todo ese año participó de muchos viajes y participaciones en diferentes fiestas como la Fiesta Nacional de la Vendimia o la de La Nieve en Bariloche.

25 Reinas.
Recordó que cuando la Fiesta Nacional de la Manzana cumplió sus 25 años, se convocó a todas las reinas, desde Teté Coustarot hasta la soberana de esa edición, y todas formaron parte del jurado.
“Fue una experiencia muy linda porque nos juntaron a todas, nos hicieron desfilar en el escenario y fue algo lindo porque todas pudimos revivir esos momentos tan especiales”, agregó.
Explicó que vivió con Daniela la elección de esta última pero aclaró que también la dejó que ella viviera su propia experiencia.
“Mi reinado fue especial si se quiere porque fue el último de todas las fiestas que se realizaron durante los gobiernos militar y el primero de la democracia. Al menos, para mi fue importante y así lo recuerdo.
Acerca de la duración del mandato de Reina, si es algo que pueda durar interiormente más allá del año, Mirta explicó: “Experiencias como esas, que son lo más maravilloso que le puede pasar a una chica a esa edad, se lleva muy adentro del corazón”.
Si, como explica Mirta, ese momento en que se pronuncia el nombre de la nueva reina es especial, ella tuvo el doble privilegio de revivir ese instante y ese sueño, y fue cuando el año pasado parada en algún sector al lado o abajo del escenario, escuchó gritar el nombre de su hija como la nueva Reina de la Manzana 2011.
Fuente de información e imágenes corresponden al suplemento especial Fiesta Nacional de Manzana, jueves 9 de febrero de 2012, Diario La mañana de Neuquén (edición Nro. 7.223), páginas 4 y 5.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada